Es tradición en Fuenterrabía (Guipúzcoa) el día de San Marcos, las madrinas obsequien a sus ahijados con una opila de San Marcos (pastel de bizcocho con huevos duros).